Partes de un rabel

Las distintas partes de un rabel son:

Clavijero es la parte que va a sujetar las clavijas. Éstas son de madera dura y  una forma cónica para que queden aprisionadas contra el clavijero al ir apretándolas y podamos darle la afinación al rabel.

Clavijero                                        Clavijas

El mástil y la caja están hechos de una sola pieza, junto con el clavijero. El mástil es liso por la parte de arriba y ligeramente curvo por debajo para poder coger mejor el rabel a la hora de tocarlo.

                                              Caja  o cuerpo de rabel 

La caja o cuerpo es la parte más importante del rabel, musicalmente hablando ya que en función de las dimensiones que tenga y del vaciado que le hayamos dado nos producirá diferentes timbres de sonido. Hay otras partes que también son fundamentales en función del sonido que queramos darle al rabel como puede ser la tapa.


La tapa está hecha de la misma madera que la caja. Es la parte más visible del rabel, va sobrepuesta encima de la caja y en ella se hacen unos orificios con la finalidad de que el sonido salga con más facilidad, a estos agujeros les llamamos los oídos y pueden tener varias formas, como pueden ser simples agujeros redondos de diferentes tamaños o la tradicional forma de F.

                                                               Tapas de rabel

El cordal que va alojado encima de la tapa en su parte inferior y es donde van agarradas las cuerdas, por lo que lleva tantos agujeros como cuerdas lleve el rabel. Está hecho de una madera muy dura ya que tiene que soportar la tensión de dichas cuerdas.

                                                                 Cordal

El diapasón es la pieza que ponemos encima del mástil y que nos va a permitir presionar las cuerdas contra él con los dedos para poder sacar las diferentes notas.

                                                           Diapasón

El puente es una pieza que va suelta pero al darle la tensión a las cuerdas se queda aprisionada contra la tapa y a través de él pasara la vibración de las cuerdas a la caja del rabel. El puente lo ajustamos en altura en función de la que lleve el diapasón y dependiendo de la distancia a la que lo llevemos nos cambiara la digitalización, (el sitio donde situamos los dedos) para sacar las distintas notas.

                                                          Puentes de rabel

La cejilla es una pequeña pieza de madera dura al igual que el cordal donde van asentadas las cuerdas justo donde acaba el clavijero.


Las cuerdas van agarradas al cordal y a las clavijas y entre medias descansan sobre el puente y la cejilla. La afinación que queramos dar al rabel la conseguimos tensionándolas mediante las clavijas.


El arco lo hacemos del mismo material que el rabel y sus cuerdas van agarradas en un extremo del propio arco y en el otro le ponemos una clavija con la cual le damos la tensión que queremos a estas cuerdas.

                                                Arcos para tañer el rabél

  

                                                                    Despiece de rabel